Captura de Pantalla 2020 08 15 a las 14.36.41



Por más de tres décadas, Jesús Isarrarás ha dedicado incansablemente su esfuerzo a fomentar el ajedrez en México. A lo largo de los años, ha ejercido una fuerte influencia en niños y jóvenes, siendo el fundador del Club-Escuela de Ajedrez Luis C. Chávez, el creador de la primera liga estatal de ajedrez por equipos y el director de la primera revista de ajedrez en Michoacán, titulada “Ajedrez: la lógica hecha juego”. Además, ha desempeñado roles significativos como entrenador nacional y maestro de maestros en el Instituto Michoacano de Ajedrez. Entre 1990 y 1995, ocupó el cargo de presidente de la Asociación Michoacana de Ajedrez.

Reconocido como el autor más prolífico en el ámbito del ajedrez en México, Jesús Isarrarás ha creado más de 12 obras notables, entre las que se encuentran “La historia juega ajedrez”, “Lecturas – Locuras de ajedrez”, “Combinaciones”, “Finales de peones”, “Escuelas de ajedrez, partidas clásicas”, y “Ajedrez, curso básico”. Su obra “Los niños también juegan ajedrez”, editada por Trillas, recientemente alcanzó ventas de más de 3000 ejemplares en Colombia.

Además de sus logros literarios, Jesús Isarrarás ha destacado en numerosos torneos locales, estatales y nacionales, siendo dos veces campeón consecutivo del Estado de Michoacán. En su papel como entrenador, ha llevado a sus alumnos a participar en eventos nacionales e internacionales, destacando nombres como Alejandro Gonzales (quien compitió en Hungría), Rafael Torres (con derecho a participar en Bélgica), Omar Molina (Candidato a maestro), Andrea Molina (calificados para el Mundial de Brasil) y Leonardo Ruiz, quien recientemente se clasificó para el Campeonato Panamericano en Brasil 2020. Además, ha sido el mentor del actual Maestro FIDE Lenin González y ha colaborado con CECYTEM, obteniendo el campeonato estatal durante tres años, un primer lugar nacional individual y un tercer lugar por equipos.

Su obra: El torneo del milenio

¿Quién es el mejor jugador de ajedrez de la historia? Vaya pregunta, imposible de contestar. Pero lo importante no es si se puede contestar o no, lo importante es… que es una pregunta sin sentido, pues si pudiéramos enfrentar a Capablanca con Fischer, por ejemplo, tal vez, en el momento del encuentro, a uno le duela la muela, o se sienta deprimido, o quizá haya tenido un grave problema familiar, y entonces el resultado no va a depender de sus capacidades ajedrecísticas, sino de causas externas, que nada tienen que ver con el ajedrez.
En lo personal considero que hacer comparaciones es insensato, cada uno hizo lo suyo en su momento. Todo tuvo su tiempo y su lugar.
Es interesante que esta pregunta se extrapola a casi todos los deportes ¿Pelé, Maradona o Messi? ¿Mohamed Alí o Rocky Marciano? Etc.
Sí, cuando nos comparamos, todos deseamos ser el número uno, y en ese camino nos encontramos una larga serie de contratiempos y frustraciones, que… -lo digo muy en serio-, nos producen más pesares que placer.

Así que, ahora, cuando alguien me pregunta sobre el mejor jugador de la historia, me limito a contestar cuales son mis favoritos, pues la pregunta es, en sí misma, estúpida.